Decálogo para no parecer una cretina

Hace poco, me escribió un amigo porque su nueva pichibollu, le había enviado un post que hablaba sobre cómo evitar ser un cretino (huele a indirecta del tamaño de la Catedral de Burgos), y me pidió que lo reescribiera  en versión femenina.

Este es el post

http://blogs.glamour.es/nacho-lopez-rodrigo-taramona/como-no-ser-un-cretino-sin-acabar-siendo-un-pagafantas/

Y este es mi decálogo imprescindible y necesario para no parecer una maldita cretina.

1.  Si vais a un restaurante, no te quedes mirando a las musarañas cuando traigan la cuenta esperando a que te invite, haz el amago de pagar, y si finalmente no te invita, pon tu parte (independientemente que luego borres su numero de tus contactos)

2.  Mirar como se come el pedazo de chuletón con patatas que ha pedido, mientras tu ya hace tiempo que has engullido tu hojita de lechuga. Intentar morir de inanición en la presencia de alguien es súmamente incómodo

3.  Ya lo he dicho alguna vez, pero lo repito. No le obligues a llevarte el bolso

4.  Darle una brasa de dos horas al teléfono cuando está de copas con sus amigos

5.  Darle otra brasa de dos horas al teléfono cuando después de las copas, sale con los amigos. Creerme, si lo que estáis intentando es que deje de ver a los borrachos de sus amiguitos, esa es la peor opción.

6.  Darle otra jodida brasa de otras dos putas horas al teléfono cuando llega a casa, porque después de las cuatro horas anteriores habéis acabado  a grito pelado (se veía venir)

7. Intenta evitar en la medida de lo posible, obligarle a quedar los días de partido. A ti te fastidiaría la vida tener que quedar el día que hay rebajas. Ponte en su lugar y no seas cabrona

8. Quedar con los amigos de tu ex para hablar de él

9.  No levantar la cabeza de la pantalla del tu teléfono de última generación, es el súmum de la mala educación, y debería de estar penado por ley

10.  Si le hablas 24/7 de blogs de novias, fotos de bodas en pinterest, o el último bodorrio ajeno. Va a acabar sospechando, y probablemente,  huirá

BONUS TRACKS

11. No ve Sexo en Nueva York porque NO le gusta, no empieces a contárselo desde el minuto 1 del capítulo piloto

12. Le da igual lo que tu amiga Maripili piense de vuestra relación

13. Le da igual la relación que mantenga tu amiga Maripili con su pichurri de turno

X,Charlotte

Anuncios

Tiene novio

El domingo por la mañana, me desperté con tres llamadas perdidas y 8 mensajes en Whats app de un amigo.

Y con toda la prisa que pude; después de leer tranquilamente durante un buen rato La verdad sobre el caso Harry Quebert (bastante bueno, por cierto), prepararme un brunch, ducharme, y darle de comer a Manolito,

le llamé.

– Charlie, me he enamorado

– Mmm

(mis amigos son muy de enamorarse, DE TODAS)

– ¿Cuando?

– Ayer, en una fiesta

– Mmmmmmmmmmmmmmmmmmm

– Esta vez es de verdad Charlie

–   ¿ La quieres?

– Sí

– Pues díselo

– No puedo

– ¿Por qué no?

– Porque tiene novio

Ay, los novios. A mi siempre me pasa lo mismo, basta que me fije en alguien en cualquier reunión social y empiece a tontear muy inocentemente;  para que venga cualquier gilipollas a contarme que lo olvide, porque actualmente mantiene una relación estable, duradera y con vistas a futuro con una increíble, guapísima e imponente top model que además suele estar mucho mejor pagada que yo.

Bueno casi siempre.

Algunas veces ante mi más profundo anonadamiento e incomprensibilidad , se da la situación en la que un guapísimo maromo vive colgado del brazo de un sucedáneo de orco de Mordor, parco en palabras y con unos estilismos sacados de un armario de 1980. Y eso es casi peor, porque la guapa puedo llegar a entenderlo, pero lo de elegir a la melliza de la bruja Lola, en vez de a mí, es algo que nunca llegaré a comprender

En fin…

Cuando te enteras de semejante noticia que te hunde en la miseria, y te convierte en la persona más deprimida del planeta, lo mejor suele ser que lo olvides. En serio

COSAS QUE NUNCA HAY QUE HACER SI TIENE NOVIO/A

1. Buscar su nombre en Facebook

2. Fijarte en su estatus de ON A RELATIONSHIP

3. Comprobar que, efectivamente, las fotos dan fe del ON A RELATIONSHIP

Porque entonces, se confirma

El caso es que ahí estaba mi pobre amigo, en un no-se-que-hacer-que-puta-mierda-de-vida

Yo cuando entro en un bucle del estilo, siempre tengo alguna amiga con un consejo idóneo a mano, de esos que te solucionan el problema,  de esos que hacen que el mundo siga girando, esos de valor incalculable y resuelvesituaciones. Un consejo de super-amiga-que-todo-lo-sabe

– El novio molesta, pero no impide

Lo cual, es la versión políticamente correcta de un : Tía, no tienes ninguna posibilidad, su novia se parece a Gisele Bundchen y tu no. Asúmelo y  deja de darme el coñazo.  Baja el listón, encuentra a alguien de una jodida vez y haznos un favor a todas; pesada de mierda, que quiero seguir comiendo putos canapés en paz.

Y la verdad es que tienen razón, así que normalmente me pongo a comer canapés yo también, y me olvido del tema.

Pero claro, yo es que tengo una facilidad para asumir las cosas con un brownie delante, digna del libro Guiness de los records.

Pero la gente no. Y mis amigos menos.

 Lo cierto, es que hay poca cosa que hacer. Porque por lo general, la vida se parece poco a una comedia romántica de sábado por la tarde. Puedes decirle simple y llanamente, que le quieres, y que eres el hombre de su vida, muy en plan Serendipity… Y acabar con una casi segura orden de alejamiento (Porque, Hola Hollywood, eso es lo que pasa en la vida real). O puedes esperar, a que con una posibilidad entre 1.000.000.000.000, la novia en cuestión, se de cuenta de que su novio, es un puto pelele, un calzonazos, un  feo sin ningún oficio ni beneficio. Y cuando eso pase, verá a mi querido amigo como su tabla de salvación. Porque él es muy ojos verdes, muy estupendo, y muy tabla de salvación.  Pero mientras esperamos esa posibilidad, lo mejor es ahorrarse cualquier tipo de consejo para evitar catástrofes, y limitarse a escuchar a nuestro sufrido enamorado.

El fin de semana que viene, se le habrá olvidado

Y si no…que coma canapés

P.D.Para que el fundador sonría en la oficina de vez en cuando

X,Charlotte

PUT A CAT IN YOUR LIFE

Y ese es mi nuevo consejo

 (Desde que trabajo en una multinacional estoy de un bilingüe que no me aguanto)

En otro post os mencioné que me compré un gato.

Yo siempre he sido más de perros.

Pero di con el anuncio sin querer y no pude evitarlo

Fue un arrebato

IMG_3319

Total que ahora en mi cuarto vivimos mi gato Manolito y yo.

Todas aquellas que no encontráis un hombre decente y echéis de menos ciertos comportamientos masculinos

deberíais compraros un Manolito.

A mi Manolito:

– Le gusta jugar con la pelota. Con cualquier pelota.

– También  gusta jugar con un clip, o un botón, o una llave. O con cualquier cosa que se encuentre

– Manolito va de que solo le gusta el foi de ternera gourmet. Pero con un poco de hambre se come cualquier cosa.

– Manolito es muy de marcar territorio

– A Manolito basta que le digas que se baje del árbol, para que se eche ahí la tarde

– Manolito tiene capacidad suficiente para estar delante de una pantalla un número indefinido de horas

– Manolito tiene la capacidad suficiente para dormir durante un número indefinido de horas

– Cuando le hablo, el solo oye blablabla

– Manolito no entiende cuando estoy enfadada.

– Manolito tampoco entiende cuando estoy triste

– A Manolito le da igual entender o no, porque va a pasar de todas formas

– Manolito solo llama cuando quiere algo

– Manolito es la ley del mínimo esfuerzo, porque sabe que es tan mono que quiero cuidarlo aunque no me haga ni puto caso

– Manolito se sube a la barandilla de la terraza a 15 metros de altura, para chulear delante de la gata de la vecina

– Manolito desaparece sin que te des cuenta, y reaparece cuando le da la real gana

– Toda expresión de cariño de Manolito, se puede resumir en un leve ronroneo.

Lo dicho

PUT A CAT IN YOUR LIFE

Como un hombre, pero cabe en el bolso

Perdiste tu oportunidad

La gente vive en un dramón permanente.

Y luego la loca soy  yo

Y hasta aquí mi análisis filosófico del fin de semana.

Todo empezó cuando el sábado, acabé en un bar perdido de la mano de Dios, no se sabe muy bien como ni porqué.  El caso es que cuando por fin conseguí que la nada simpática camarera me atendiese sin quitar la cara de asco, se me ocurrió mirar a mi al rededor mientras esperaba la primera Coronita del día.

Y oh! casualidades de la vida, ahí estaba, mirándome fijamente cual Jack en Titanic.

Con esos enormes ojos azules y esa media sonrisa de villano Hollywoodiense

Y cuando me acerqué, nos fundimos en un poco decente abrazo.

– Cuanto tiempo Charlie

Mi amor-de-la-última-semana-de-verano-del-año-pasado (a las cosas hay que llamarlas por su nombre).

Nos quisimos mucho, bebimos tinto de verano, nos prometimos el oro y el moro, soltamos una lagrimita y sonó Breakdown de Jack Johnson en la estación. (La verdad es que sonó en mi ipod, la seleccioné expresamente para la ocasión). Todo  en una semana.

Amordeverano2

 Después, él se iba a lares asiáticos y cuando llegamos a Madrid, me pidió una noche más.

Pero encontré más urgente enseñarle mi estupendo bronceado a mis amigas y cerrar algún estúpido garito de Madrid.

Sin él

Y se fue sin decir adiós

Y tampoco me esforcé en volver a preguntar. Después de todo, los amores de verano no llegan a septiembre

Y un año después, ahí estábamos otra vez.

Y hablamos de todo, como si no hubiera pasado el tiempo, como si fuéramos mejores amigos, como si nos conociéramos de toda la vida, y nos reímos, y bailamos, Coronita tras Coronita.

Que ojos

Con esos ojos, nada puede acabar bien

Se ofreció a llevarme a casa, cantamos The Lumineers a voz en grito, y cuando aparcó, me miró fijamente. Muy fijamente.

Que ojos

Y entonces se desató la tragedia. Como en Romeo y Julieta, pero en un coche en lugar de un balcón.

– Charlie, no viniste esa noche. Perdiste tu oportunidad. He encontrado a otra que me quiere mucho más que tu

(Y entonces me vi metida de lleno en el guión de una película americana de apasionado desamor adolescente, con el Bryan de corazón hecho pedazos de Goyo Jiménez)

Y antes de que yo pudiera abrir la boca, se arrancó por lagrimones. Y empezó a balbucear cosas sin ningún tipo de sentido. Y yo mientras miraba las salidas de aire acondicionado como si no hubiera visto una cosa igual en los días de mi vida. Sin saber dónde meterme, sin tierra que me tragase, considerando la posibilidad de salir corriendo y entrar en casa de una voltereta antes de que se diera cuenta.  Y el seguía impertérrito, lagrimón tras lagrimón.

Un espanto

Yo es que soy muy de pasar mucha vergüenza  ajena

Y entonces recé para que fuera el alcohol, el que le hizo creer que sería una buena idea llorar, para dejarme con la sensación de culpabilidad cretina

Cuando consiguió serenarse, volvió a repetirme que había perdido mi última oportunidad. Y que tendría que vivir con las consecuencias, pero que ya no había vuelta atrás. Y se abandonó a los lagrimones

Y me fui sin decir adiós, como la última vez.

Pero esta vez con razón.

Porque a mi no hay cosa que menos me guste que una pataleta masculina a las 6 de la mañana, cuando llevo unas cuantas Coronitas encima (o sin Coronitas).  Y no hablemos, si hay mar de lágrimas de por medio. Porque no soporto los gestos de actor sobreactuado.  Porque yo no nací para personaje de telenovela, soy más de decir las cosas cuando hay que decirlas. Sin montar un escándalo digno de reality de la MTV.  Sin que parezca que Los Soprano se han cargado a toda tu familia. Sin que tenga que venir George Lucas a filmarlo, sin que parezca la película de Notting Hill con Elvis Costello sonando de fondo.

Mi padre (militar) siempre me ha enseñado que no se llora. Y si yo no lloro. Tu tampoco. Y menos como si fuera tu último día en la tierra

Hazte el duro, trágate el puto nudo que tienes en la garganta y vete a casa a llorar tranquilamente. Pero en mi presencia, finge que eres un tio hecho y derecho. O mejor:

Directamente sé un tio hecho y derecho

Porque en la vida, sólo hay una cosa que no tiene arreglo,y cuando no tenga arreglo, entonces podrás llorar.

Y si lo que estás intentando es ensayar el guión de Un paseo para recordar 2, conmigo no cuentes.

Búscate a otra más por la labor, como a tu nueva novia coreana.

Y  dicho esto, ya te puedes ir a casa escuchando More than feelings, llorando como la nenaza que eres.

Sayonara baby

Charlotte

The great conti

Ayer tuve una cena en la que me tocó la buena fortuna de sentarme al lado de  tres desconocidos, a priori de bastante buen ver.

A PRIORI

A posteriori me percaté de los estilismos Posh Hamptoniano que se habían marcado.

Y mientras los estudiaba muy lentamente (yo es que soy muy de analizar la vestimenta masculina), salió el tema mujeril

As always.

Como no debieron de reparar mucho en mi presencia (directamente no repararon), saqué con disimulo mi libretita azul donde apunto las cosas de las que tengo que acordarme, y me puse a escribir como una energúmena las reflexiones de los tres desconocidos.

3236ce6e4bf773fdf9fe192596dd61b0

Bienvenidos a la cena de los idiotas.

De la que destaco un comentario con bastante mala leche, del pichón embutido en una chaqueta de Ralph Lauren pañuelito incluido y copa de brandy en mano:

– (…)Yo ya me conformo con cualquier cosa, en vista de que es imposible encontrar una mujer mínimamente interesante. Con clase, como las que describía Fitzgerald en el Gran Gatsby-

El muy cretino

Resulta cielo, que con lo que tenemos hoy en día, es más complicado ser las femmes fatales que pululaban a sus anchas por los años 20.  Ahora ya es difícil vivir del cuento. Y al sector femenino nos toca sacaros las putas castañas del fuego. Tarea ya ardua de por sí, como para añadirle tacones, pulseras de oro y churumbeles sin un ejército de nannys. Creo que me hace falta alguna cosilla visible que manifieste claramente lo interesante que soy, pero que no os confunda mi Blackberry y mi ausencia de perlas.

Ayer me vestí lo más simple posible para poder encajar con proletarios tan a kilómetros luz de la realeza como tú.

Porque en realidad, soy conocida en la high class por mi palacete en la Calle Villanueva, igual has oído hablar de mi alter ego “The great  Conti”. (Que en español todo suena más cani)

La gran conti

Me dedico a dar multitudinarias fiestas en el salón francés del ala oeste de mi palacete, donde suena una banda de jazz frenético y en las que corren el champagne  y el confeti de purpurina. Todos los sábados, las mujeres se ponen sus mejores vestidos de Flapper Haute Couture, y los hombres acuden con un reglamentario e impecable smoking.  Donde se mezclan multitud de flecos con pajaritas y zafiros con pecheras. Y derrochamos glamour bailando un Fox Trot tras otro. Mi única preocupación consiste en que el servicio (educado en Buckingham), esté pendiente de que no falte copa en mano a ninguno de los invitados. Oh, y recuperar los diamantes de las gargantillas de Bvlgari cuyos cierres son incapaces de aguantar tanto frenesí.

La gran conti 3

Igual sabéis de alguien que haya tenido el enorme privilegio de asistir a mis cenas de arroz con bogavante y aliño de caviar (aunque si vuestra máxima gala es esa chaquetilla con un caballo tamaño DINA 4, permitirme que lo dude). En mi palaciego comedor, no sólo se bebe el mejor de los vinos de Bourdeaux, sino que además, dispongo de un cuarteto de cuerda que nos ameniza la velada mientras ellos fuman los mejores puros habanos, y yo engancho un fino cigarro tras otro en mi pipa de oro blanco.

La división de cosmética de Yves Saint Laurent ha creado una edición especial de una barra de labios que lleva mi nombre. Charlotte 25, y es el que uso siempre para acompañar a mi irresistible parpadeo de ojos. Incluso mucho antes de nacer, ya era musa de Yves. Y como comprenderéis, con semejante way of life es imposible retener a ningún hombre. Así que me dedico a coleccionarlos. Muy estilo Coco (Madmoiselle Chanel para vosotros)

Todo aristócrata que se precie es siempre bienvenido a  casa. Ya sea en mis fabulosas fiestas, las maravillosas cenas dignas de zares rusos, o a la hora del té. Me temo que si no conocéis mis legendarias partys es que tenéis el caché algo más bajo de lo que en realidad os creéis.

Igual bajo recomendación, puedo permitir que asistáis a una. Siempre que mi fiel mayordomo Martin (pronunciado Muartttin, así con boquita de piñón), procedente de la mismísima casa real belga lo acepte. Porque el es muy especial para estas cosas.

Siempre dice que “mono con pañuelito en el bolsillo, mono se queda”

Y no quiero disgustar a Martin, que es mi mano derecha. Me sirve el dry martini con oliva italiana de las 12 y nunca se olvida de encargar mis macaroons preferidos de Ladurée. Y está acostumbrado a verme pasear por la casa en un salto de cama de seda, encaramada en mis sandalias de Prada de 15 cm , que son las más cómodas que tengo para estar por casa. Su mujer, Gertrud, mi irremplazable ama de llaves, es la que se encarga de que mi rizada melena rubia con corte garçon, esté siempre perfecta. Y todas las mañanas, ordena por colores mi colección de Alta Costura mientras me prepara amorosamente un baño de espuma.

El servicio de Downton Abbey al lado del mio, es una broma de mal gusto

La gran conti 4

Si con esto no es basta, me podréis encontrar interesante porque uno de mis hobbies, es leer en el suntuoso porche de piedra y enredadera que tengo en la parte de atrás del palacete, mientras disfruto del mejor Té de importación en una incómoda pero sexy y fotogénica posición.  Martin me trae todos los periódicos a diario, desde el Herald Tribune hasta el Financial Times, que leo alegremente mientras jugueteo con las perlas de mis kilométricos collares. Mi otro gran hobby, es conducir mis Jaguars  clásicos por toda la ciudad.

La gran conti 4

He ordenado a Alfred (el mecánico) que instale una gramola para poder oir a Ray Charles cuando conduzco. Y como todos mis juguetitos son descapotables, me pongo mis gafas de Chanel y un pañuelo de Hermés a juego con la correa de Eddie, mi teckel irlandés de pelo largo (llamado así en memoria de mi tío Sir Edmund Charles Windsor-Stuart , que siempre fue un poco tonto)

¿ Y ahora ya soy interesante ?

X,Charlotte

Los amores de verano

Ayer, se vino mi querido vecino a casa a tomar nuestra tradicional cerveza de los domingos, a las 23:00 AM hora zulú.

Le acompañaba un aura de je-ne-sais-quoi que hacía presagiar tormenta.

Algo anda mal

Y como al pobre hay que sacarle la información con sacacorchos (como a casi todos), conseguí que después de 2 horas y media tirando del hilo me contara lo que le rondaba por la cabeza.

Paloma (su novia), es estupenda, y la quiere mucho, y  es la mejor, y cocina fenomenal, y se ríe mucho, y le encanta. Pero:  “uff”

Maldito “uff”

Y es que a mi pobre vecino querido, siempre le pasa lo mismo, todos los veranos. Aparece tanta niña mona en bikini, que se bloquea. Y  entonces Paloma “uff”. Porque además Paloma  quiere que utilice su tiempo libre para pasar más tiempo con ella. Y “uff”. Porque el tiempo ocioso en verano es mucho tiempo.

Amores de verano

El verano es una época delicada para toda relación.

En verano siempre se está feliz. Pase lo que pase. Como los que tienen Insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis.

Da igual que pongan la manita sin querer en una sartén con aceite hirviendo, que no lo van a notar.

Y entonces me acordé de los amores de verano. (Curiosa asociación)

Yo este año voy un poco retrasada en el tema, creo que mi no-operación bikini ha funcionado estupendamente como repelente masculino.  Pero mientras mi vecino querido seguía autoconvenciéndose de lo genial que es la pobre Paloma, (incluso en verano); yo sonreía acordándome de mi “Summer Love” del año pasado, y del anterior, y del pasado al anterior.

Menudo desastre

Cada vez que me acuerdo de uno se me tuerce el gesto y me llevo una mano a la cabeza. Es automático.

Risa de “sigo sin creérmelo” seguido de un ” en qué momento” cuando se lo cuento a alguien.

Y mi querido vecino seguía autoconvenciéndose de lo genial que es Paloma.

Será el moreno (no hay hombre feo sino rayos de sol de menos), o los mojitos, o las operaciones bikini. O que casualmente verano aparece mucho soltero que no estaba disponible en invierno. O que todo el mundo está siempre más contento cuando sale el sol, y cuando pulula de terraza en terraza, y de cerveza en cerveza.

Hay algo en el ambiente que te sube la hormona del enamoramiento.

Y te enamoras del primero que pase.

DEL PRIMERO QUE PASE

Que le vamos a hacer

Y es un mes maravilloso y estupendo, o dos, o tres. Y si te pide que le acompañes al fin del mundo, coges y vas. Y te enamoras mucho mucho. Y todo es muy bonito porque estáis muy morenos y salís fenomenal en las fotos; con la dentadura muy blanca y el mar de fondo.

Amores de verano 2

Pero llega finales de agosto, y el moreno se empieza a ir. Y entonces ya no es tan gracioso como antes.  Y en las fotos se empieza a notar la cantidad de cerveza que ha pasado por vuestros veraniegos bodies. Y entonces el se va a Boston y tu a California. Y tu empiezas a notar un nubarrón que se acerca y que va a dar por finiquitado la vuelta al trabajo con un dolorosísimo síndrome post-vacacional.

Y la cosa se acaba 99 de cada 100 veces.

Porque es un amor de verano (de ahí nombre). Y eso es lo que tienen.

LOS AMORES DE VERANO NO LLEGAN A SEPTIEMBRE

De todas formas, aún queda mucho para eso. Así que no soltéis el tinto mientras podáis.

Os dejo, que mi vecino querido sigue autoconvenciéndose de lo genial que es Paloma.

X, Charlotte

La musique

Yo tenía un profesor que siempre decía que sería capaz de dar clase solo con las letras de las canciones.

No creo que mis conocimientos musicales abarquen tanto, pero lo que sí os puedo escribir es un post.

El caso, es que el día antes del último examen de mi vida, me fui a dar vueltas en el Mini de una amiga. Descapotadas y cantando a grito pelado todos los éxitos de Hombres G. Porque para que va una a estudiar con semejante solazo.

SONGSLIFE

Y donde otras solo escuchan recuerdos de una adolescencia sin preocupaciones. Yo me dí cuenta que las canciones de “Peligrosamente juntos” eran los pasos completos de una relación.

Peligrosamente juntos

Nunca he tenido una salud mental de hierro, si es lo que estáis preguntando. Pero si os las pongo en orden, los que estáis como una jodida cabra veréis que tengo razón.

Aviso: si esperáis un final feliz. Podéis dejar de leer aquí.

Por lo general, a los amores de tu vida no los conoces en la biblioteca, ni haciendo deporte, ni en el cruce de un semáforo. Eso se lo dejamos a Hollywood. Vamos a dejar también a parte a los que has tenido en frente toda la vida, pero nunca lo has sabido. Vamos a hablar de los amores que sueles conocer por amigos de amigas de amigos de amigas, o incluso alguna vez, haciendo amistades nuevas en algún tipo de antro.

Y todo suele empezar cuando un día, estás animada, te sueltas el pelo, te plantas tu mejor modelito, te arrancas por bulerías y sales con tus amigos a comerte el mundo.

Como en la canción de Voy a pasármelo bien

http://www.youtube.com/watch?v=8gLUhCTvZco

SONGSLIFE 3

Y con tu pelo suelto, y tu mejor modelito, y un par de gintonics, te vuelves una chica cocodrilo. O uno que nunca ha sido el guapo del barrio, pero que va a la discoteca para beber un poco, a hacer el loco y sufrir su ataque. Y entre mordiscos y no mordiscos, entablas conversación con alguien con el que al final, tienes un 70% de probabilidades de tener amigos comunes. Y cuando los encuentras, entonces ya hay confianza para bailar y bailar sin fin.

Como en la canción de El ataque de las chicas cocodrilo

http://www.youtube.com/watch?v=PCmpILmI0Jc

SONGSLIFE 4

Y  sin saber muy bien como, el que nunca ha sido el guapo del barrio,  pero sufre el ataque de las chicas cocodrilo, conoce a una  distinta al resto. Una que se ríe, una que contesta, una que baila como si fuera la última noche, una que le hace perder la cabeza y  le enamora sin remedio. Conoce a Una mujer de bandera, una de esas con la que se anda con cuidado o acabará en un charco de sangre en un visto y no visto. Porque las mujeres de bandera por las buenas son malas,  pero por las malas son peores. Y con un paso en falso, mueres, como cuando Mario Bross se caía por el barranco.

http://www.youtube.com/watch?v=T13L4UtV_pI

SONGSLIFE 5

 

Y entonces se puede decir que es cuando empieza todo de verdad. Otra nueva historia, con una nueva chica cocodrilo. Una con la que cuentas para todo, con la que no puedes vivir sin, una a la que necesites ver todo el tiempo, a la que le quieres contar todo, una que probablemente esté un poco loca  y te enganche cada vez más. Hasta que un día no te aguantas y sin pensarlo sueltas un te quiero. Porque lo tenías que decir, porque mejor morir de pie que vivir de rodillas. Y rezas para que ella también sienta lo mismo y te abrace fuerte. Y no tengas que acabaar en un charco de sangre (con las mujeres de bandera correis ese riesgo). Y entonces podréis ser felices y comer perdices. Como en las películas, o como en la canción de Te quiero

http://www.youtube.com/watch?v=bDgf-lT0JQE

SONGSLIFE 6

Y cuando parece que todo va bien. Aparecen los celos, te das cuenta de que tu chica cocodrilo te enamora a ti, y a muchos otros más. Independientemente de que les haga caso o no, entonces a veces suele emerger el orgullo de macho alfa. No vaya a ser que alguien te quite lo que es tuyo. Porque vamos a ser sinceros, hay mucho cretino sin escrúpulos dispuesto a arrasar con la chica cocodrilo de cualquiera. Y entonces pasa como en la canción de Indiana, que siempre hay un cretino guapete especialmente tocapelotas, al que intentas mantener a raya de tu chica cocodrilo.

http://www.youtube.com/watch?v=aFKzUQq2K6M

Mylifelove

Pero a veces, los cretinos son muy tocapelotas. Más de lo que habías imaginado. Y ves que poco a poco, se van llevando a tu chica cocodrilo a su terreno. Casi sin darte cuenta.  Y tu no sabes que hacer para que vuelva, y te lanzas a la desesperada, quemándole su jersey amarillo y llenándole el cuello de polvos pica pica. A veces funciona, pero a veces no.

Como en la canción de Devuelveme a mi chica

http://www.youtube.com/watch?v=26jj4pNhxO0

SONGSLIFE 7

Y entonces empiezan las peleas, por una cosa o por otra. Aparece la desconfianza y os vais alejando cada vez más. Y ya no es la chica cocodrilo que te enamoró el primer día. Algo pasa y cuesta solucionarlo. Y no sabes que es, ni sabes como  cambiar la situación.  Y siguen las miradas frías y los besos flojos. Así que se meten terceras personas para intentar arreglarlo, pero con tantas opiniones, se acaba rompiendo más la cosa. Hasta que llega un momento que ya no tiene arreglo.

Siniestro total.

Como en la canción de Lo Noto

http://www.youtube.com/watch?v=KVqXbOKnBLM

SONGSLIFE 8

Y duele. Duele mucho, y durante bastante tiempo. Pero cuando deje de doler, volverás a pasártelo bien.

Y entonces todo vuelve a empezar.

X,Charlotte

Los cachivaches nocturnos

Durante mis brevísimas vacaciones en el blanquísimo pueblito de a costa andaluza ya mencionado en posts anteriores, nos abandonamos  básicamente al sol y al placer de las bebidas espirituosas. Porque para algo nos dan vacaciones señores.

PartyrockGIN

Pues bien, hubo una noche en la que tras un par de gintonics, el cuerpo nos pedía ir a mover el esqueleto hasta descoyuntarnos. (Que antigua soy a veces)

Acabamos en una discoteca de cuyo nombre no quiero acordarme, en lo que prometía ser una noche de baile sin fin.

En un momento en el que mis amigas y yo nos hallábamos en el súmum de la euforia al ritmo de Feel this moment; se nos plantó en mitad del corrillo, un trol gigante, con una camisa roja de tela brilli brilli y unos cuellos que le llegaban casi a los hombros.

Tres gintonics y todavía me acuerdo de tan espantosa visión.

El caso, es que el hombre, se había colocado unas gafas estilo wayfarer de color rosa chicle. Un color en mi opinión, muy apropiado para un tipo de su envergadura.

Y mientras yo me dedicaba a analizar semejante atuendo, una de mis queridas amigas se le lanzó al cuello, y le metió sus deditos en los ojos para ver si las susodichas gafas tenían cristales (lo que hacen cuatro gintonics). Como os podéis imaginar, las malditas gafas no tenían cristales y tuvimos que huir antes de que el trol nos demandara  por intento de extracción forzosa de los globos oculares.

Al rato, me encontré con un enanito  escuchimizado, con una perilla del infierno, que se las apañó para llegar a mi oído y preguntarme mi color favorito. Como me pareció una pregunta bastante original a tales horas de la madrugada, le contesté que rojo. Y fue entonces cuando sacó una tarjeta de Trivial.  Lo estaba haciendo de maravilla hasta que se dio cuenta de que el Trivial no tiene color rojo, y empezó a hiperventilar gradualmente debido a la cagada del truqui. Como me dio algo de pena (se que las altas imponemos mucho), le dije que también me gustaba el color naranja.El pobre enanito incluso con la perilla del infierno me había caído en gracia. Luego se dio cuenta de que con la escasa luz típica de discoteca además de diversos copazos, no podía leer bien el apartado de deportes de la tarjeta. Ni ningún otro. Así que me marqué un par de pasos salseros y le dejé bailando a su suerte. Pobrín

Cuando iba camino del 5º gintonic, me choqué con un idiota al que le debió de parecer muy de casanova cool llevar gafas de sol por la noche.

En fin.

Me abstengo de comentarios al respecto, que el pobre ya tiene bastante con su coeficiente mental.

¿Qué aprendemos hoy?

Los usuarios de cachivaches nocturnos no suelen ser extremadamente agraciados, por eso necesitan algo extra que atraiga a féminas

Estoy completamente a favor de su uso. Mas vale un feuco ingenioso que cualquier guapo repelente.

A partir del 3º gintonic, los cachivaches funcionan mejor con las mujeres que la luz con las polillas. Muchas se os tirarán al cuello para cogeros lo que quiera que sea que llevéis. Así que por pura cuestión de estadística, alguna acabará picando

4º Nada es bueno en exceso. No sois los de LMFAO (que ellos se lo pueden permitir). Se trata de atraer, no de repeler pareciendo un payaso (porque entonces como mucho se os acercarán para hacerse una foto, pero sin picar después).

4º Simplemente un consejo: Intentar que lo que os plantéis, no suponga un peligro para vuestra integridad física. Véase las gafas sin cristales del mostrenco de la camisa de brilli brilli roja.

Imaginación y a por todas

X,Charlotte

El efecto “longboard”

Ayer, me compre una sudadera gris, de esas rollo Tumblr. Las que tenéis uno, sabéis de lo que hablo. Fue amor a primera vista, la vi y comprendí que no la podía dejar en la tienda. (Así van mis finanzas)

Mientras enseñaba mi nueva adquisición a mi amigo indie, se me ocurrió que sería una buena idea marchar con la sudadera y los patines a Serrano, a ver si conseguía enganchar a alguno de esos guapérrimos que se lanzan en Longboard calle abajo.

Total, from lost to the river.  (Os doy permiso para tatuaros esa frase)

Pero mi amigo indie, que es muy sabio a su manera, me dijo: “Los de long, no son guapos, lo que tienen es el look que distrae a las tías y consiguen camuflar el físico. Es como el efecto cheerleader”.

Perdonar el vocabulario, es que el es de expresarse muy de campo y playa.

Creo que de todas las teorías que he oído en el mundo, esta es sin duda la más original. Pero no le falta razón.

Luego lo medité con la almohada (que aunque no lo parezca, yo medito mucho). Y me di cuenta que en realidad, el” efecto long” es una de las claves del éxito. Y ahora es cuando pensáis, “esta es la típica tonta a la que le contaron la historia de que la personalidad era lo importante y se la creyó”.   Me lo tuve que creer pero porque no me quedó otro remedio, Adriana Lima y yo no somos precisamente iguales.

Pero ahora en serio,

No se trata de ser feo/a, guapo/a, alto/a, delgado/a o como el muñeco Michelín.

Lo importante, es tener una personalidad lo suficientemente potente como para que disimule todo lo demás. Incluso aunque guardéis cierto parecido con los Orcos de Mordor, o con el jorobado de Notre Dame o con Rowan Atkinson.

Efecto long 2

Se trata de tener una personalidad sexy.

Como la que creemos que tienen los que hacen long, porque aparte de llevar Vans (que me gusta a mí lo de las Vans), los asociamos a riesgo, a peligro, o a ese pasotismo que también tiene los surfistas (o cualquier otro tipo de deportista que corre el peligro de romperse la crisma). Creemos que son guapos por la personalidad a la que los asociamos, pero sin fijarnos en si es rubio, moreno o paticorto.

Con esto no quiero decir que os tengáis que mimetizar con algún tipo de tribu suburbana. Sino que intentéis potenciar la mejor parte de vuestra personalidad, la parte sexy, la que enamora. Así que enteraros de cual es, y al toro, que es vaca.

Y sino funciona…siempre podéis compraros una tabla de long.

Long

Y hasta aquí mi análisis filosófico de hoy.

X(Dedicado a Monkeys, por ser un crack),

Charlotte.

Hasta aquí hemos llegado

Ayer, me estaba tomando tranquilamente un cafetito en la terraza de  Magasande con una amiga, cuando de repente le dio por ojear su móvil y se empezó a reír. Cómo yo también quise reírme cogí el móvil a ver que se contaba Siri. Y leí un whats app

Lo había enviado un amigo de un amigo de otro amigo al que conocimos en verano.

En ese momento tenía novia. Y por lo visto todavía seguía con ella.

Y después del reglamentario “que tal te va todo” de esa gente a la que llevas  desde tiempos inmemoriales sin ver; y que siempre tienen algún tipo de interés oculto…

Cuánto creéis que tardó en preguntar qué tal de amores.

Con evidentes intenciones claro

….

Y entonces me indigné (me indignan muchas cosas pero ayer lo hice con toda la razón del mundo)

Antes, los hombres escribían cartas, llamaban por teléfono, grababan CD’s, regalaban flores o se plantaban con  un radiocassete debajo de tu puerta.

Y todo durante meses y meses a ver si conseguían aunque solo fuera un beso.

¿Y hoy qué?

Hoy tienen Iphones, Whats app y listas de Spotify.

Pero sobretodo tienen tontas que caen a los pies de cualquiera con un simple mensaje. Porque esto, es como la ley de la Oferta y la Demanda; si alguien lo ofrece, es porque hay alguien que lo compra. Lo que significa que debe de haber una cantidad importante de mujeres con poquito amor propio dispuestas a colgarse del primer imbécil que tenga su número en la memoria del telefono. Lo que acaba transformando galanes de los de antes, en seres de vagancia redomada. Porque los hombres ya no necesitan escribirte una carta, o llamarte por teléfono, o grabarte un CD o regalarte flores, o plantarse con un radiocasssete debajo de tu casa esperando que te asomes a la ventana. Con un mensaje basta. De hecho, no tienen ni que molestarse en escribir el mensaje porque Siri lo hace por ellos.

Son los ninis del amor

Y cada vez hay más.

Harry Potter hits

Hay tantos que llevo mucho tiempo sin encontrar uno normal. De esos que cuando quiere algo, se lo trabajan. Pero de verdad. Pasito a paso. Con mucha calma, porque no les da igual 8 que 80, porque todavía tienen algo de respeto por las mujeres.

Soy consciente de que Disney vendía PELÍCULAS. Dudo que ningún príncipe me rescate de un dragón, o que suba hasta la más alta torre para liberarme de la bruja malvada, o que pruebe mi zapato de cristal a todo el reino para encontrarme.

También se que lo de las comedias americanas no pasa de Hollywood. Que nadie va a decirme que me quiere cuando estoy a punto de coger un avión, que nadie va a entrar en mi clase con un ramo de flores, que nadie va a incluir en el discurso de graduación lo mucho que siempre le he gustado, o que nadie coge el autobús dos horas antes de las que debería sólo para coincidir conmigo. Y se que el personaje de Jude Law en The Hollidays es completamente subrealista. Y por supuesto que ya me puedo dar con un canto en los dientes por simplemente haber visto la escena más emotiva de Love Actually.

Love Actually

Pero si espero, que el que me quiera incluir en su vida, no tenga la poca vergüenza de intentarlo con una plantilla que envía a todos sus contactos femeninos. Porque no quiero ni pensar porqué clase de idiota me ha tomado.

Espero que aplique eso de: “quien la sigue la consigue” , que se lo curre día a día, que me escriba por las mañanas, que se acuerde de preguntarme que tal estoy, que me haga reír, que investigue por donde voy a salir para coincidir casualmente, que me cambie un beso por un regaliz, que me venga a ver sin motivo alguno, que me regale chocolate si me enfado, que quiera saber cual es mi película favorita, que me quiera ver los sábados por la tarde, que no me cambie por otra más guapa y que se acuerde de mi cada vez que escuche una canción de Passenger.

El resto, se puede ahorrar el mensaje

hasta aqui

X,Charlotte