Verdad verdadera

Ya lo dijo Yoigo:

LOS AMORES DE VERANO,

NO LLEGAN A SEPTIEMBRE

Y esto es verdad en un 99’9% de los casos (si habéis conseguido formar parte de ese 0´01%, pues ok)

warning 0b

Así que yo, (con la caridad que me caracteriza), os voy a resumir las 6 fases del desengaño amoroso que sufriréis de aquí a 7 días, con un 99’9% de posibilidades. Con previsión, los disgustos se llevan mejor.

Todo empieza con un whats app, un mensajito, o en la mejor y más escasa posibilidad: una llamada

Warning 0a

FASE 1:  El WTF

No entiendes nada, todo ha sido muy repentino, un visto y no visto, un ¿perdona, QUÉ? . A lo mejor si que había algunas señales, pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.  Sin comerlo ni beberlo, la historia se acaba.

ASÍ…PUM

Sin finiquito, ni indemnización, y  mucho menos con una explicación lógica y coherente.

Llamas a tus cinco mejores amigas y sólo te sale preguntar

¿Pero PORQUÉ?

Las respuestas, siempre son las mismas,  son plantillas predeterminadas en el cerebro femenino, e iguales para todos los casos.

– Qué dices, menudo imbécil

– Pasa, será por peces en el mar

– Espera que seguro que se arrepiente y te llama llorando

– No sabe lo que se pierde, como tú no hay dos

Son tus mejores amigas y te quieren. Pero ninguna parece entender  what is going on y  mucho menos tú.  ¿Pero se puede saber que cojones hace? Ayer os queríais veraniegamente, y hoy ya  no.  No sabía yo esto de su bipolaridad. A lo mejor es broma. Serán los gilipollas de su chupipandi de amigos que le han cogido el móvil. A lo mejor es una sorpresa y aparece ahora con flores cantando clavelitos.

Y mientras tu cerebro entra en ebullición buscando una explicación decente (una del tipo, prefiere no estar conmigo porque le duele quererme),  sigues sin despegarte del móvil, un cigarro, o cualquier tipo de patata frita que te puedas meter en la boca a puñados

Warning1c

FASE 2: LA IRA

Poco a poco, te vas dando cuenta, de  que no es una broma, de que no han sido los lelos que tiene por amigos, y que no va a aparecer por la puerta cantando clavelitos ramo de flores en mano.

Y te entran unas ganas brutales de matarle, a él o a cualquiera en su defecto. O mejor, coger el móvil, marcar su puto número que en que momento guardaste, y empezar a pegar gritos y más gritos, cantándole las 40, leyéndole la cartillla o recitar un espléndido:

“Me las vas a pagar valiente hijo de puta”

Llamas a tus diez mejores amigas (las nuevas 5 ya han sido oportunamente informadas de la situación) y les sueltas la retahíla de insultos que se te van ocurriendo durante media hora aprox. Porque ante todo, eres una mujer muy digna, y nunca nunca montarás a un pollo a un amor de verano.

Será por amores de verano haciendo cola en la puerta de tu casa.

O eso es lo que quieres que él crea, y ya de paso, creértelo tu también

Llegados a este punto, tus grupos de whats app están a punto de bloquear el servidor, con comentarios muy poco éticos hacia el imbécil puto que te acaba de dejar (si si, con el “puto” después)

Warning2

FASE 3: LA CULPA

Y mientras el mundo sigue girando, analizas la situación punto por punto. Desmigajas todos los momentos por los que habéis pasado, hasta que encuentras un algo que no encaja. ¿Y si hice esto mal? A lo mejor no tendría que haber dicho esto otro. Puede que haya sido por lo del jueves pasado…

Y poco a poco te empieza a invadir ese sentimiento de inseguridad, al no saber cual de tus repentinas 150 cagadas que hiciste mientras estabas con el, fue la detonante de la situación.

Pero ya solo llamas a una amiga, la mejor. La única capaz de escuchar esas anécdotas amorosísimas que ya  le has contado unas 10 veces paso a paso. La única que se tomará contigo 2 litros de helado. La única que si tuviera delante al impresentable susodicho, le pegaría un tiro entre ceja y ceja sin inmutarse. La única que comprenderá, que pensar que todo ha sido por comerse un trocito de su postre, no es ninguna paranoia. Porque para eso ella también es una neurótica, y está igual de desequilibrada que tú.

Dios nos cría y nosotras nos juntamos

(Sin ti, no habría sido posible VB)

 

FASE 4: MEMORIES

Lo malo que tiene analizar desde el 1º momento hasta el último, es volver a recordar lo bien que os lo habéis pasado. (Si hay malos momentos en un amor de verano, apaga y vámonos)

Situaciones que empiezas a creer que no vivirás con nadie más.

Las bromas, los paseos por la playa, los arrebatos amorosos, lo guapos que salís en las fotos, los desayunos a las 2 de la tarde, lo morenos que estábais, las copas infinitas, vuestro enésimo baile de “Propuesta Indecente” y noches interminables.

(Con calor, mar, y un tinto de verano en la mano, todo es muy distinto si)

Así que por orgullo, intentas mantener la compostura con esa fingida y débil indiferencia, que se acabará en un whats app incendiario con dos copas de más.

Un mensaje pastelón, para que él sepa que no está todo perdido, y que os podéis seguir queriendo mútuamente.

Y llegas a la 5º FASE: EL QUIÉREME

Una fase de patetismo propio, que suele tener un grado importante de nocturnidad y amplios niveles de alcohol en sangre. Una fase que sin un autocontrol digno del Dalai Lama, o sin amigas con un PAR DE HUEVOS, que te borren su móvil de la agenda.

Suele acabar en una hecatombe

DISASTER

tumblr_m2z2lle7nM1qcmngio1_400

FASE 6: LA INDIFERENCIA

Poco a poco, los días pasan. Te acabas cansando de hablar 24/7 del hijoputa cretino.

Más que nada porque ya no puedes vaguear al sol, vuelve la rutina, y te quedas sin tiempo para rumiar cómo se torció todo.

Y aunque os parezca imposible, llega el olvido

Os lo juro

En serio, aunque no me creáis ahora

Su física, su química y su anatomía

Bailando o no, su recuerdo se esfuma.

Warning5

Lo bueno, es que todavía seguiréis morenas, y con algo de tiempo para pululear en shorts, por terrazas  llenas de desconocidos que también siguen morenos.

Y de momento no hay estadísticas sobre los amores de septiembre

GAME ISN’T OVER

X,CHARLOTTE

Frank

Hace mucho que no escribo. Muchísimo.

Una muy absorbente historia de amor que no ha acabado nada bien…

Pero nada

Aunque eso ya os lo contaré otro día.

Después de una semana con un rollo de papel higiénico en mano, chocolate y camisetas de propaganda, buscando canciones american-teen-dramaqueen

me ha saltado Frank Sinatra en Youtube

Ms. Sinatra siempre está ahí cuando lo necesito

Incluso aunque me olvide de su existencia

FRANK

Fly me to the moon

Y es que una no  puede escuchar a Frank Sinatra con una camiseta de Penny’s Pizza, la boca manchada de chocolate, y un rollo de papel higiénico en la mano.

Así que mientras sonaba The way you look tonight, me he lavado la cara,me he puesto un vestido más que decente, me he pintado los labios rojos, y me he hecho un moño a la altura del reparto femenino de Mad Men

 mad men

Cigarro en mano y mirada desafiante

Porque todavía no ha nacido un Donald Draper que pueda conmigo, y menos si llevo los labios rojos.

Y si para convencerme, me tengo que meter en el mood de los glamour 50’s, pues me meto.

Lauren-Bacall1

Cuando algo acaba, siempre piensas en como empezó

y porque las cosas se torcieron, si te equivocaste, que hiciste mal, o qué paso te faltó dar.

Y el caso es que podemos quedarnos horas, días y meses dándole vueltas y más vueltas al asunto. Pero al final, solo sacaremos en claro, algún kilo de más y un rollo de papel higiénico lleno de mocos. Las cosas pasan por motivos que se nos escapan a nuestra comprensión y lo mejor es asumirlo cuanto antes.

Sin darle drama al asunto (bueno, lo justo para pintarse los labios)

Lo importante ya nos lo dice Frank

And I face it all and I stood tall

And did it my way

Que siempre estará ahí

Y al que no le guste, ajo y agua

Será por publicistas en el mundo

X, Charlotte

Como perder a una chica en 10 frases

1º   “A mi Gladiator no me convenció mucho”

2º   “¿ Qué pasa nena?”

3º  ” Soy tan fan de Britney Spears”

4º  “El capitán Spock es Dios”

5º  “Y Vettel también”

6º   “Me recuerdas tanto a mi madre”

7º   “Oh, ¿sigues de becaria? Yo es que soy muy bueno en lo que hago

8º  “A mi chihuahua Coco también le encanta el jamón serrano

9º  ” Me noto completamente asintomático a la climatología reinante, te cedo mi chaqueta”

10 º   “¿Te lo pasaste bien conmigo ayer?”   (Eh  eh eh )

AUREVOIR FOREVER BONUS TRACKS:

” A mi es que me gustan todas”

” Soy vegetariano”

” ¿ Qué problema tienen mis chanclas? “

My way

James Dean

Paul Newman

Frank Sinatra

Marlon Brando

Se hicieron leyenda por algo (dejando guapura aparte)

Fueron hombres a los que ninguna, repito NINGUNA, mujer en su sano juicio habría dado calabazas

Simplemente por ese aire de suficiencia, de rebelde sin causa,  de pasotismo, de salvarte la vida, de voy-a-hacer-que-tu-vida-merezca-la-pena.

Ese aire que ya hace mucho que no he vuelto a ver

No te tienen que decir “ven” para que lo dejes todo, les basta con una mirada, o con una sonrisa. De esas que te dejan entrever lo que te puedes llegar a perder. De esas en las que te queda claro que juegas con fuego y que va a acabar muy mal, pero que te mueres por saber qué pasará mientras

Y no hace falta tener una cara de Dios griego, o parecerse a Ryan Gosling o tener un cuerpo digno de Abercrombie & Fitch.

Porque las mujeres no queremos un Dios griego, o un Ryan Gosling, o un abdominal de Abercrombie & Fitch

Las mujeres

( Y enteraros bien de esto)

queremos un puto hombre

Uno que tenga las cosas claras, que sepa lo que quiere, y que haga lo que tenga que hacer para conseguirlo. Sin más explicaciones, sin darle más vueltas.

Si es sí, bien, y si es no, también.

Cogiendo el toro por los cuernos, porque eso es lo que se supone que hacen los hombres.

Sin delicadezas.

Frank Sinatra lo hacía “My way”, y 44 años después me sigue poniendo los pelos de punta

Hemos llegado un punto en el que tenemos que ser nosotras las que movamos ficha para dejaros absolutamente claro y meridiano que os podéis arriesgar sin que las calabazas acaben en una baja por depresión.  Llegará el momento en el que tengamos que salir con un cartel en la cara.

YOU&ME

Y si ni siquiera sois capaces de echarle huevos para algo tan simple, cómo esperáis que nos vayamos al fin de mundo con vosotros, o a la puta esquina.

Es el camino más fácil

Sin pensárselo dos veces. Si la cagáis, la cagásteis. Pero es mejor cagarla con un par, a quedarse en un.. ¿ y si?

Lo más probable es que salga bien, y si metéis la pata, da igual porque siempre habrá alguna loca a la que salvar

como un Jonh Dillinger de la vida

Sin rodeos

X,Charlotte

Mi moño & yo

Con la edad, cada vez me cuesta más superar las resacas.

Para lo que antes necesitaba un paracetamol y mucha agua;  ahora necesito dos días, Berocca y mucha Coca Cola.

Y en ese período de mini hibernación resaquera me hallaba el sábado por la noche.

Con el outfit adecuado para tan duro trance:

– Leggins

– Camiseta XXXL

– Calcetines de rayas (Porque si los calcetines no son de rayas, la resaca te dura un día más)

Y por supuesto:

Mi moño

Pero un moño moño de resaca, no es un moño si no va estratégicamente colocado entre el borde del cuero cabelludo y la frente

Un moño de resaca ,es un moño de resaca

KNOT

Casi al mismo nivel de sex appeal que Adriana Lima con alas y lencería

Y cuando tienes muy presente que vas así de mona, tu subconsciente entra en un bucle de autocompasión que te incita a comer

Y así de mona bajé a la cocina a una hora completamente intempestiva, cuando me di cuenta que mi hermano querido había organizado una miniparty improvisada que se olvidó mencionar.

–  A nadie se le ocurre entrar a una cocina ajena- Pensé mientras me preparé para lanzarme sobre los restos de helado de Haagen Dazs de dulce de leche

Y en leggins, camiseta XXL , calcetines de rayas, mi moño, y atiborrándome a helado, me pilló el único puto dios del olimpo al que se le ocurrió cruzar la puerta de una cocina ajena

LOVEYOU

-Hola, ¿me puedes dar un vaso?-

– A ti con esos ojos te doy todo lo que quieras-

No lo dije, pero lo pensé

Y ayer,  que mis amigas bloquearan mi blackberry con fotos del puto desfile de Victoria’s Secret,  me produjo tal sentimiento de culpabilidad mórbida, que me puse unos leggins, una camiseta XXL, una sudadera XXXXL, mi moño , y unas Reebok del último año que hice deporte (hace como 6)

Pero a los 500 metros cuesta arriba me tuve que volver

Hiperventilando, y arrastrando los pies

Y cuando entré por la puerta de mi casa en leggins, una camiseta XXL, una sudadera XXXXL, mi moño y unas Reebok, me pilló el único dios del olimpo que ha venido a mi casa, se ha metido en mi cocina, y ha vuelto un  lunes a jugar al poker (LUNES!)

Hay aplicaciones para cortar fruta animada con un dedo.

Creo que ha llegado el momento de crear  el radar para guapos

Aunque solo sea para dejar de presentarme en putos leggins y moño siempre que hay alguno delante.

GRACIAS

X,Charlotte

Perdiste tu oportunidad

La gente vive en un dramón permanente.

Y luego la loca soy  yo

Y hasta aquí mi análisis filosófico del fin de semana.

Todo empezó cuando el sábado, acabé en un bar perdido de la mano de Dios, no se sabe muy bien como ni porqué.  El caso es que cuando por fin conseguí que la nada simpática camarera me atendiese sin quitar la cara de asco, se me ocurrió mirar a mi al rededor mientras esperaba la primera Coronita del día.

Y oh! casualidades de la vida, ahí estaba, mirándome fijamente cual Jack en Titanic.

Con esos enormes ojos azules y esa media sonrisa de villano Hollywoodiense

Y cuando me acerqué, nos fundimos en un poco decente abrazo.

– Cuanto tiempo Charlie

Mi amor-de-la-última-semana-de-verano-del-año-pasado (a las cosas hay que llamarlas por su nombre).

Nos quisimos mucho, bebimos tinto de verano, nos prometimos el oro y el moro, soltamos una lagrimita y sonó Breakdown de Jack Johnson en la estación. (La verdad es que sonó en mi ipod, la seleccioné expresamente para la ocasión). Todo  en una semana.

Amordeverano2

 Después, él se iba a lares asiáticos y cuando llegamos a Madrid, me pidió una noche más.

Pero encontré más urgente enseñarle mi estupendo bronceado a mis amigas y cerrar algún estúpido garito de Madrid.

Sin él

Y se fue sin decir adiós

Y tampoco me esforcé en volver a preguntar. Después de todo, los amores de verano no llegan a septiembre

Y un año después, ahí estábamos otra vez.

Y hablamos de todo, como si no hubiera pasado el tiempo, como si fuéramos mejores amigos, como si nos conociéramos de toda la vida, y nos reímos, y bailamos, Coronita tras Coronita.

Que ojos

Con esos ojos, nada puede acabar bien

Se ofreció a llevarme a casa, cantamos The Lumineers a voz en grito, y cuando aparcó, me miró fijamente. Muy fijamente.

Que ojos

Y entonces se desató la tragedia. Como en Romeo y Julieta, pero en un coche en lugar de un balcón.

– Charlie, no viniste esa noche. Perdiste tu oportunidad. He encontrado a otra que me quiere mucho más que tu

(Y entonces me vi metida de lleno en el guión de una película americana de apasionado desamor adolescente, con el Bryan de corazón hecho pedazos de Goyo Jiménez)

Y antes de que yo pudiera abrir la boca, se arrancó por lagrimones. Y empezó a balbucear cosas sin ningún tipo de sentido. Y yo mientras miraba las salidas de aire acondicionado como si no hubiera visto una cosa igual en los días de mi vida. Sin saber dónde meterme, sin tierra que me tragase, considerando la posibilidad de salir corriendo y entrar en casa de una voltereta antes de que se diera cuenta.  Y el seguía impertérrito, lagrimón tras lagrimón.

Un espanto

Yo es que soy muy de pasar mucha vergüenza  ajena

Y entonces recé para que fuera el alcohol, el que le hizo creer que sería una buena idea llorar, para dejarme con la sensación de culpabilidad cretina

Cuando consiguió serenarse, volvió a repetirme que había perdido mi última oportunidad. Y que tendría que vivir con las consecuencias, pero que ya no había vuelta atrás. Y se abandonó a los lagrimones

Y me fui sin decir adiós, como la última vez.

Pero esta vez con razón.

Porque a mi no hay cosa que menos me guste que una pataleta masculina a las 6 de la mañana, cuando llevo unas cuantas Coronitas encima (o sin Coronitas).  Y no hablemos, si hay mar de lágrimas de por medio. Porque no soporto los gestos de actor sobreactuado.  Porque yo no nací para personaje de telenovela, soy más de decir las cosas cuando hay que decirlas. Sin montar un escándalo digno de reality de la MTV.  Sin que parezca que Los Soprano se han cargado a toda tu familia. Sin que tenga que venir George Lucas a filmarlo, sin que parezca la película de Notting Hill con Elvis Costello sonando de fondo.

Mi padre (militar) siempre me ha enseñado que no se llora. Y si yo no lloro. Tu tampoco. Y menos como si fuera tu último día en la tierra

Hazte el duro, trágate el puto nudo que tienes en la garganta y vete a casa a llorar tranquilamente. Pero en mi presencia, finge que eres un tio hecho y derecho. O mejor:

Directamente sé un tio hecho y derecho

Porque en la vida, sólo hay una cosa que no tiene arreglo,y cuando no tenga arreglo, entonces podrás llorar.

Y si lo que estás intentando es ensayar el guión de Un paseo para recordar 2, conmigo no cuentes.

Búscate a otra más por la labor, como a tu nueva novia coreana.

Y  dicho esto, ya te puedes ir a casa escuchando More than feelings, llorando como la nenaza que eres.

Sayonara baby

Charlotte

De bodorrio

6 y  media de la tarde, un calor del infierno en mi terraza.

Suenan grillos varios y Live your life de Mika en la barbacoa del vecino.

Abro un ojo y mi Coca Cola hecha agua marronácea.

Pues me moriré de la sed, porque de aquí no me levanto ni con un gato hidráulico

De bodorrio

Suena el móvil.

Un estupendo y queridísisimo compañero de clase de la universidad.

– Hola Charlie, te llamaba para ver si un día de esta semana, podemos quedar el “núcleo” a tomar una cerveza-.  (El “núcleo” somos los 10 perdidos de clase que nos hemos apuntado a todos los bombardeos surgidos durante cuatro largos años.)

– Of course darling (que me gusta a mi hacerme la posh). ¿Qué día?

– Cuando os venga bien, tengo novedades importantes en mi vida-

– CUENTA

-…

Inciso: Esto es un ruego para los amantes del suspense. Lo de hacerse el misterioso antes de soltar un bombazo, es agónico para los receptores del mensaje. Nada de ” te tengo que contar”, “no sabes lo que me ha pasado” o ” es fuerte, pero ahora no te lo puedo decir “. O los peores de todos que morirán en el infierno: Los que te lo escriben por whats app y tardan 48 desesperantes horas en contestar.

¿De qué coño vais?

Contar las noticias sin más por Dios, a bocajarro, pero no intentéis matarme de la angustia  de no saber que está pasando mientras os decidís a contar la puñetera historia.

Gracias

– CUENTA

– CUEEEEEEEEEEEEENTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

– Me caso Charlie

– Perdona ¿ el qué? había entendido que te casabas-

– Me caso Charlie-

De bodorrio 2

Después de sufrir un shock anafiláctico con un amago de infarto de miocardio y una brusca parada cardiorespiratoria producida a consecuencia de mi bajada de tensión al oir semejante noticia, sólo fui capaz de contestar.

– ¿ Cómo que te casas?

– Pues que me caso Charlie, me caso

…..

Faces 4

Pues eso, que se casa.

Dicen que siempre hay una primera vez para todo. Pues bien, esta ha sido la primera vez que un amigo me ha dicho que se casa.

 Y yo sigo viviendo con mis padres y  merendando ColaCao con galletas..

C’est la vie

Y entonces ahora me asusto. Me asusto porque  de una boda siempre sale otra. Es como el efecto dominó. Tiras una ficha y empiezan a caer una tras otra.  Esto es como los 10 negritos de Agatha Christie.

¿Quién será el/la siguiente?

Las bodas, esos eventos bucólicos de lo más emotivo. En los que corren las bebidas espirituosas, alguna lagrimilla, la gente es feliz, se pone guapérrima, y son la excusa perfecta para ligar con cualquiera o bailar como un descosido con la corbata en la cabeza, sin que nadie te pueda mirar con ni media mala cara. Las bodas. Absolutamente geniales hasta que alguna desgraciada quiere saber para cuando la tuya.

La mía tiene toda la pinta de que para nunca

De bodorrio 3

Yo tenía perfectamente calculado en un estupendo croquis en mi agenda, mi plan B. Para cuando la gente normal empezara a casarse, y evitar que mi eterna soledad me sumiera en una depresión de caballo por el camino

Mi estupendo plan B, incluía:

-El palacete de la Calle Villanueva,

– Un jeep Wrangler verde con la estrella del ejército estadounidense en el capó

-Un Jaguar E-type rojo

-Un Porsche 911 negro

– Un teckel

Pero ahora mi amigo se casa, y yo no tengo ninguna de las cosas que incluí en mi croquis del plan B. Y luego se casará otra y otro y otra y otro y otra más. Se me echa el tiempo encima, y con la coyuntura actual tiene toda la pinta de que yo seguiré sin ninguna de las cosas que incluí en mi croquis del plan B.

Entonces no me ha  quedado más remedio que hacer un croquis del plan C. Que incluye:

– Un vestido sexy de pelotas

– Unos tacones de esos, que la policía aeroportuaria considera arma blanca

De bodorrio 4

Porque puede que siga merendando Cola Cao con galletas, y no tener trabajo, ni novio, ni palacete, ni coches, ni un teckel.

Pero voy a ser la más guapa de toda la puta boda.

Incluso más que la novia, que se fastidie, que por lo menos ella se casa.

Diamonds

Ah, y enhorabuena cielo

X,Charlotte

“A su manera”

Yo una vez tuve un novio de esos que “me quería a su manera”.

Le conocí en  unas copas en las que no se como llegué a parar y nos hicimos muy amigos (gajes del alcohol). Después de una noche completamente absurda decidimos que lo de ser amigos era divertido. Empezamos a hablar mucho, demasiado. Y entonces un día me llamó para ir a merendar y me dio un beso. Y ahí empezó todo. ¿Bonito verdad?

Y yo vivía feliz, él me hacía feliz.

Y sin más remedio le empecé a querer. Y el también a mi, pero a su manera…

– “A su manera” porque tardó seis meses en presentarme a sus amigos. Y encima en un encuentro absolutamente desafortunado en un restaurante que el intentó evitar por todos los medios. Algo muy parecido a esa escena de Grease…

– “A su manera” porque sus amigos le convencieron para que fuéramos todos a un concierto. Y una vez allí, no me quedó otro remedio que unirme a un grupo de desconocidos para hacer bulto y que nadie se diera cuenta de que estaba sola.

– “A su manera” porque cuando salíamos a alguna discoteca prefería comportarse como un padre cualquiera. Me dejaba en la puerta y me recogía al cierre.

– “A su manera” porque evitaba llevarme a cenar a sitios donde hubiera gente, y sobretodo si existía la remotísima posibilidad de encontrarse con alguien conocido. Así que siempre acabábamos en un Mac Auto a las afueras de la ciudad. Y yo me autoconvencía de que es mucho más romántico un cielo nocturno sin polución, al aire libre en enero, que cenar tranquilamente en algún sitio con calefacción, o luz.

– “A su manera” porque para caer bien a sus amigos, me tiré cuatro horas  con ayuda de una amiga, para hacer un gran paquete de cookies que pudieran llevarse para el viaje; pero se las comió todas antes de tiempo y así evitó tener que mencionar delante de sus amigotes mi nada espontáneo regalo.

– “A su manera” porque en Inglaterra se le acabó el Roaming, y al cerebrito no se le ocurrió mandarme por lo menos un mail en dos semanas, ya sólo por evitarme el susto de su misteriosa desaparición

– “A su manera” porque el único regalo de cumpleaños que me hizo fue: un libro de Vips (con la etiqueta de Oferta puesta) y unas cremas que ganó en un campeonato de golf  y que aprovechó para deshacerse de ellas metiéndolas en la bolsa.

66dcfc79a467f3f14693162f497c36db

– “A su manera” porque veraneando a 20 kilómetros de distancia, vino a visitar a unos amigos que estaban viviendo cerca de mi casa, pero su móvil tuvo todo tipo de accidentes que no pasan nunca y por eso no pudo llamarme.

– Por no mencionar que en dos años de relación, jamás llegué a conocer a su madre. O a cualquier otro miembro de la familia. De hecho, me regaló un perro solo para no tener que traerse al suyo cuando íbamos a pasear.

Y entonces un día me di cuenta que no existe eso de “querer a su manera”. O sí o no. O blanco o negro. Sin medias tintas, esto no varía en la gama cromática de grises. No te quiere a veces sí y a veces no, no te quiere sólo para un rato, no te quiere como amiga, no te quiere según el plan. No te quiere sólo cuando está enfadado, o triste, o necesita que alguien le escuche. Esto es un o todo o nada.

O te quiere o no.

Si te quiere, te pasea delante de toda la pandilla porque quiere que mueran de envidia con “lo que ha conseguido pescar el cabronazo de su amigo”. Si te quiere, no quiere a otra. Si te quiere sólo piensa en la próxima vez que te va a volver a ver. Si te quiere, remueve cielo y tierra para verte cinco minutos. Si te quiere aprovecha los ratos que está contigo como si no hubiera un mañana. Si te quiere, pierde el tiempo ideando cosas que te hagan feliz. Si te quiere te presenta a toda tu familia para que vean lo genial que eres, y si hace falta, te pinta un árbol genealógico para que sientas que has conocido también a todos sus antepasados.

Si no….no

eed54d9002d9882c25aeeda1ee5f0eb4

X, Charlotte

Los desaparecidos

Últimamente hay  un hombre de esos guapo-es-poco con el que coincido en la parada del autobús por las mañanas. La única felicidad que encuentro en levantarme a las 7:00 AM es saber que cuando llegue a la parada, me iluminará con su belleza de dios griego. Hace ya varios días que no le veo. Y me preocupa, porque en mi imaginación teníamos una historia de amor preciosa.  En realidad se que no le voy a volver a ver más. Porque es el tipo de hombre que yo denomino: los “desaparecidos”.

Cary

Los “desaparecidos” son esos desconocidos guapos guapérrimos con los que nunca llegas a hablar pero te conceden la oportunidad de que admires su imponente físico; que aparecen misteriosamente y por alguna razón coincides con ellos en un espacio-tiempo determinado.  Su otra peculiaridad es que estableces ciertas miraditas mútuas, que te llevan a pensar que de un momento a otro, le echará narices para empezar una conversación (….Hola, llevo enamorado de ti desde el primer momento que te vi y tenía que decírtelo).  Y luego te imaginas lo bonito que será contarle al resto del mundo cómo os conocisteis. Y es entonces y solo entonces cuando deciden no aparecer nunca mais. Seguramente será cosa del karma. En plan se mira pero no se toca. O puede que sean ilusiones ópticas y que por eso desaparecen en cuestión de días

El otro día, una amiga mia me llamó muy cabreada porque el tipo de turno no se había presentado a su cita semanal. No sabia que había un tipo en su vida, y menos una cita semanal. Luego resultó que el tipo, era un guapérrimo desconocido, y que la cita semanal era en clase de spinning en el gimnasio. Y como su condición de “desaparecido” indica; coincidieron durante dos meses y nunca más volvió.

Mi vida está llena de desaparecidos. Los que van durante unos días a la biblioteca y no les vuelvo a ver. Los que me he cruzado tres  o cuatro veces a la salida del metro.  El que desayunó durante una semana en la misma cafetería y jamás se le volvió a ver por el lugar…

Aprovechando la ocasión, me gustaría mandar un mensaje a todos mis  queridos desaparecidos:

VOLVER

X,Charlotte

Los complementos diabólicos

Hoy tengo un día de esos en los que empiezo a la lanzar puñalitos al aire y no paro. Así que pido disculpas por adelantado a todas las sensibilidades que puedo herir con este post. Pero hay ciertos temas con los que tengo que ser completamente inflexible.

Hay objetos en esta vida, que han sido diseñados por una mente maligna y sin una puñetera idea de lo que es el gusto. Son los complementos del diablo, los de chacho del infierno. Podría explayarme mucho más. Pero creo que con esta breve introducción os ha quedado claro.

Queridos hombres, si os pasáis la vida intentando que alguna mujer os mire a la cara, hay cosas que jamás de los jamases os podréis poner encima. Por lo menos si pretendéis pescar a una mujer que poder presentar a tus padres. Hoy toca analizar algunos de esos accesorios.

PD: Si alguno tiene algo de lo que mencionaré a continuación, lo mejor es que lo queméis antes de que alguien se entere de que alguna vez lo llevasteis puesto:

El sello:  Esos anillos de oro con un escudito de armas. Si no perteneceis a la realeza, o no teneis un castillo gigante en los Alpes austriacos, fuera el anillo. No entiendo en qué momento pensasteis que podría funcionar como arma de seducción. Aparentan cualquier cosa menos masculinidad, y el rollo medieval ya no se lleva desde 1492. ¿Cual es el fin, atraernos con los destellos de vuestra mano?

Los zapatos de punta: En Inglaterra, puede que estén mejor vistos. Pero en Inglaterra, donde son zapatos de piel bien hechos, que requieren un desembolso considerable y que van a juego con el carísimo traje de sastre inglés. No me emocionan, pero por Dios, para el españolito medio no hay nada peor que unos zapatazos de punta del infierno. Por no hablar de las variantes: blanca, en charol, o en serpiente de 20 euros. La peor pesadilla hecha realidad.

Escote: Si no eres un parisino estiloso, con una media de peso de 50 gramos NO. Los hombres que llevan más escote que nosotras no son de fiar. Todavía no he decidido que me da más asco, si los que exhiben el pecholobo ibérico o los quieren lucir su última depilación.

Autobronceador: Lo siento queridos, pero las herramientas de tunning están reservadas solo para las mujeres. Si sois lechosos, se siente. Ya os pondréis al sol en Mayo. Usar autobronceador implica un color que en ningún caso es natural y siempre sobrepasa las fronteras del naranja en tonos reflectantes. A todos los que pareceis llegados de República Dominicana cuando lleva lloviendo cuatro meses, ¿Dormís en una cabina de rayos UVA o es que os bebéis cualquier bote de autobronceador que encontráis en el super?

Demasiada gomina: Todo en su justa medida. Yo ya solo lo permito en caso de tener que llevar smoking, pero es cierto que la gomina es a veces, el complemento estrella del perfecto gentelman (bien peinado claro, no voy a mencionar lo que haría yo con las crestitas o el pelo-pincho). Solamente recordaros que los excesos pasan factura. Los que tienen la costumbre de bañarse en gomina, acabarán calvos. Donde haya una buena melena natural, que se quite el gotelé capilar.

Barba y bigotillo de pelusilla: El quiero y no puedo masculino por excelencia. Suele darse en lampiños que morirían por dejarse barba, bigote y patillas. En serio, si no se puede, no se puede. Se afeita uno a diario y se evita el ridículo.

Pendientes: Cualquier tipo de pendiente. Pero quiero hacer una mención especial a los circonios cuadrados a modo diamantes de Cartier. Parece que os las regalan con las sesiones de rayos UVA, las camisetas con escote o por las compras de autobronceador en cantidades industriales. Son el complemento perfecto para dejarnos ciegas.

Camisas: en cuatro de sus variantes:

a. Las de tela brilli brilli. Esa que parece que prenden de un cerillazo

b. Las de color negro: En Barcelona pueden que sean muy cool. A mi siempre me ha parecido que había que quemar hasta la última

c. Las de doble cuello. Típicas de los cantantes de orquesta en la verbena del pueblo, que estan muy bien para la verbena del pueblo, Y YA. Puede que organice una colecta de firmas para promover su erradicación

d. Las de manga corta: Son nocivas a la vista. Producen el mismo efecto en las féminas que los pantalones pirata. Y no es nada bueno os lo aseguro. Si teneis calor, compraros un abanico o una camiseta normal.

Cristiano Ronaldo puede ir como le de la gana porque es Dios. El resto ya puede huir de las cejas depiladas y brilli brillis varios.

CONTINUARÁ

X, Charlotte